RESPONSABILIDAD DEL MANTENIMIENTO DE LOS SISTEMAS DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS

 responsabilidad-mantto

¿Quíen es el responsable de que estos sistemas estén operativos cuando se produzca un incendio?, ¿Cúal es el propósito de los sistemas contra incendios?

 

Los sistemas contra incendio se han convertido en un componente fundamental y presente en cualquier edificio de actividad industrial y comercial. La legislación vigente de cualquier país exige la necesidad de su implantación con un propósito: la protección de la vida.

 

El RIPCI (Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios, R.D. 513/2017) establece en su Capítulo I, Art. 3, que la función de los sistemas de proteccion activa contra incendios es minimizar las pérdidas personales y materiales. Su propósito es proteger la vida. Un mantenimiento inadecuado crea una falta de seguridad, peligrosa para la vida de las personas.

 

El RSCIEI (Reglamento de Seguridad contra Incendio en Establecimientos Industriales, R.D. 2267/2004) establece que los sistemas de protección contra incendios se deben diseñar e instalar con el objeto de que en caso de producirse un incendio, eviten los daños o pérdidas que éste pueda producir a personas. Su propósito es proteger la vida.

 

El CTE (Código Técnico de la Edificación, R.D. 1371/2007) establece en su Documento Técnico DB-SI que el objetivo del diseño, construcción, uso y mantenimiento de los sistemas de seguridad contra incendios es reducir a límites aceptables el riesgo de que los usuarios de un edificio sufran daños derivados de un incendio. Su propósito es proteger la vida.


Por tal razón estos sistemas requieren de un adecuado y eficaz programa de Inspección, Prueba y Mantenimiento que asegure, a lo largo de toda su vida útil, que se encuentran en condiciones óptimas de funcionamiento para ese único evento, el incendio. El principal responsable de su gestión es el propietario o su representante. Es requisito legal y su no cumplimiento puede tener consecuencias penales [3].

 

Un mantenimiento deficiente suele ser una de las principales causas por las que un incendio termine con un establecimiento o actividad, poniendo en riesgo la vida. Según un estudio realizado por NFPA en 2013, sobre la eficacia de los sistemas de rociadores automáticos de agua, las principales causas por las que los sistemas de rociadores no funcionaron fueron las siguientes [1]:

Estadistica NFPA 1 

 Fuente: Publicación "U.S. EXPERIENCE WITH SPRINKLERS", JOHN R. HALL, JR. NFPA (June 2013)

 

Más del 70% de los casos implica directamente al mantenimiento de los sistemas. Tanto los propietarios de los sistemas como las Empresas Mantenedoras deben tener conciencia que la carencia de conocimientos o formación a la hora de mantener los sistemas, la irresponsabilidad de hacer un mantenimiento deficiente o la incapacidad para detectar los componentes dañados y garantizar la eficacia del sistema de protección instalado, ponen en riesgo la vida de las personas.

 

Este mismo estudio muestra que en los incendios ocurridos, las causas por las que los sistemas de rociadores que sí funcionaron pero no fueron eficaces se debieron principalmente a que la válvula de corte de agua del sistema estaba cerrada o no hay había suficiente agua para controlar el incendio. Causas que señalan, a priori, directamente al Propietario y a la Empresa Mantenedora [1].

Estadistica NFPA 2 

 Fuente: Publicación "U.S. EXPERIENCE WITH SPRINKLERS", JOHN R. HALL, JR. NFPA (June 2013)

 

En contraposición, las Estadísticas de operación de sistemas de rociadores automáticos indican que el 96 % de los sistemas que funcionaron correctamente frente a un incendio fueron efectivos para el control del fuego.

 

En un informe elaborado por Ashes Fire en 2016, sobre el sector de la seguridad contra incendios en España, en el que se evalúa la adecuación del mantenimiento de los sistemas contra incendios, tanto el propietario como las propias Empresas de Mantenimiento consideran que es deficiente. Un dato preocupante, ya que siendo conscientes de la carencia del mismo y de la finalidad para la que se instalan estos sistemas (proteger la vida) se permite dicha negligencia [2].

 

¿Cree que el mantenimiento de las instalaciones es adecuado?

 Estadistica Ashes 1

 Fuente: Publicación "Encuesta sobre el Sector de la Seguridad Contra Incendios", Ashes Fire (Diciembre 2016)

 

En el mismo informe se evalúa la cualificación de las Empresas de Mantenimiento para realizar un correcto mantenimiento, revelando que las propias Empresas de Mantenimiento se consideran poco cualificadas para ejercer dicha actividad [2].

 

¿Cree que el mercado de las instaladoras y mantenedoras  de PCI tiene empresas de suficiente cualificación?

 Estadistica Ashes 2

 Fuente: Publicación "Encuesta sobre el Sector de la Seguridad Contra Incendios", Ashes Fire (Diciembre 2016)

 

 

Quienes intervienen en el mantenimiento de los sistemas contra incendios

 

Dentro de los involucrados en este proceso el principal actor y responsable es el Propietario o su representante (ocupante, administrador o cualquiera que lo represente legalmente); esto no significa que sea el propietario quien desarrolle las actividades propias del mantenimiento, éstas deben ser desarrolladas por personal cualificado [3]. El RIPCI (Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios, R.D. 513/2017) establece que el mantenimiento de los sistemas contra incendios puede ser realizado o bien por Empresas de Mantenimiento Autorizadas o por el propio usuario o titular de la instalación (o representante) si dispone de los medios técnicos y humanos adecuados para efectuar su correcto mantenimiento.

 

Los propietarios (usuario o titular) de estas instalaciones están obligados a realizar dicho mantenimiento, no sólo por el mencionado Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios sino también por la Ley 21/1992 de Industria (Título III, art. 9) que establece como objeto del mantenimiento de las instalaciones proteger la vida, tipificando como Infracción Grave el incumplimiento de las prescripciones dictadas por la Autoridad Competente en cuestiones de seguridad (Título V. art. 31.2 apartado h).

 

El Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios (R.D. 513/2017) exige en su Artículo 20, que el titular de la instalación debe disponer de un contrato de mantenimiento con una Empresa Mantenedora debidamente habilitada.  En este punto, indicar la obligatoriedad, por parte de las Compañías de Seguro, de disponer de un contrato formal con una Empresa Especializada y Cualificada en mantenimiento de sistemas contra incendios que haga referencia a los equipos y sistemas objeto del mantenimiento, que en caso de siniestro no invalide la garantía de daños materiales de la Póliza suscrita con la Compañía Aseguradora.

 

Es importante que el propietario de estos sistemas entienda que la especialización que se requiere en este servicio es clave para que el sistema cumpla con su propósito: proteger la vida.

 

Lo adecuado sería que la Empresa de Mantenimiento contratada no sea la misma que hizo el montaje con objeto de evitar vicios ocultos en los sistemas instalados. La crisis económica en España ha convertido al mantenimiento en el sustento de muchas empresas, aumentando la competencia y el intrusismo, originando un mantenimiento infravalorado que se nutre del nivel de seguridad. Las empresas mantenedoras tratan de captar clientes a cualquier precio, pero ¿a costa de qué, de que no les sea rentable?. A costa de reducir horas de mano de obra o calidad en el servicio, personal no cualificado, sin formación, etc. Actitud que pone en peligro la vida de las personas, flora, fauna, bienes y medio ambiente.

 

La legislación actual en España favorece el mal mantenimiento de las instalaciones contra incendios al establecer una periodicidad mínima de una revisión al año por parte de una Empresa Mantenedora Autorizada y Especializada en estos sistemas, ya que las revisiones trimestrales que debería realizar el propietario del establecimiento con medios propios rara vez se llevan a cabo. Desde que la Empresa Mantenedora realiza la revisión anual correspondiente, detecta el problema, presupuesta la reparación, el propietario la acepta y finalmente se corrige, un sistema de seguridad contra incendios puede estar inoperativo durante más de un año sin que nadie se preocupe de él. Hasta que sucede un siniestro y dicho sistema no sirvió para nada porque no se ha realizado ninguna labor de mantenimiento para garantizar el propósito con el que fue instalado: proteger la vida.

¿Cuántas veces se han encontrado desconectadas los medios de aviso de avería o alarma en los sistemas contra incendios porque resultan incómodos a los operarios de las instalaciones?.

¿Cuándo fue la última vez que se hizo una revisión adecuada de los motores diesel en los grupos de bombeo (cambio de aceite, filtros, limpieza del circuito de refrigeración, calibración de sensores, rpm, alineación, sentido de giro, etc.)?.

 ¿Quéin compara las curvas de presión/caudal de las bombas con las curvas de puesta en marcha del fabricante?.

¿Se comprueba que todas las válvulas de corte de los sistemas contra incendios están abiertas?.

¿Cuántos depósitos de reserva de agua para pci están por debajo de su capacidad efectiva y nadie se da cuenta de eso?.

 

Los propietarios de los establecimientos deberían hacer seguimiento a sus Empresas Mantenedoras realizando pruebas en equipos aleatorios, interesarse en qué pruebas se realizan y a qué equipos, cómo tratan a las instalaciones críticas, cómo llevan a cabo el mantenimiento correctivo de los equipos defectuosos, etc.

 

Es responsabilidad del propietario reparar las deficiencias que se detecten durante las revisiones y pruebas de mantenimiento. Obviamente, estas correcciones deben ser realizadas por personal cualificado.

 

Es responsabilidad del propietario, cuando haya cambios de uso, proceso o almacenamiento de materiales en alguna parte del edificio, evaluar que los sistemas contra incendios existente son adecuados para proteger los nuevos riesgos y realizar las modificaciones de los mismos sin fueran necesarias. Un ejemplo típico sucede en los almacenamientos, donde es muy común variar el tipo de mercancía, la forma de almacenarla o la altura  de almacenamiento; cambios que si no se evalúan o no se tuvieron en cuenta en el diseño inicial, pueden requerir modificaciones importantes en el sistema contra incendios existente [3].

 

Es responsabilidad del propietario y de la Empresa Mantenedora conservar, al menos durante cinco años, la documentación justificativa de las operaciones de reparación y mantenimiento que se realicen, sus fechas de ejecución, resultados e incidencias, elementos sustituidos y cuanto se considere digno de mención para conocer el estado de operatividad del equipo o sistema.

 

Las Empresas de Mantenimiento deben emitir siempre un informe técnico en el que conste los equipos y sistemas objeto del mantenimiento, anexando copia de las listas de comprobación utilizadas en las operaciones y comprobaciones ejecutadas, con las anotaciones realizadas y los resultados obtenidos. Dicho informe deberá contener la relación de equipos o sistemas que no ofrezcan garantía de correcto funcionamiento, presenten deficiencias, que no pueden ser corregidas durante el mantenimiento preventivo, que no cumplan con las disposiciones vigentes que les sean aplicables o no sean adecuados al riesgo de incendio destinado a proteger.

 

Los límites del mantenimiento contra incendios

 

Destacar que no es función del Mantenimiento evaluar el nivel de cumplimiento normativo del sistema instalado. El Mantenimiento asume que la instalación original fue adecuadamente diseñada, probada, inspeccionada por una OCA o EICI, aceptada por la Autoridad Competente, entregada y recepcionada por el propietario cumpliendo todas las exigencias normativas. Obviamente, si durante las revisiones de mantenimiento se detectara que ha habido cambios de uso de la ocupación o de características de la instalación  con respecto a la condición original, se debe informar técnicamente al propietario, para que éste analice el cumplimiento de sus sistemas con respecto a esos nuevos riesgos.

 

Es importante tener claro los siguientes conceptos:

Certificación: Previo a la puesta en funcionamiento de la instalación contra incendios debe haber un proceso de certificación que ponga de manifiesto la conformidad con los requisitos definidos en proyecto y que el montaje de la misma cumple con las condiciones técnicas reglamentarias que sean de aplicación.

 

Inspección de mantenimiento. Examen visual del sistema para verificar que está en condiciones de operar o libre de daño físico. Se trata de una exploración física que se realiza principalmente a través de la vista. El objetivo es hallar características físicas significativas anormales.

 

Mantenimiento. Trabajo que se realiza para mantener los equipos o sistemas existentes en buen estado u operables o hacer reparaciones. No es función del Mantenimiento evaluar el riesgo de incendios de una instalación, ni evaluar la calidad de los materiales, ni evaluar si los diámetros de tubería en sistemas de rociadores son adecuados, si la suportación existente es correcta, si la distribución o tipo de detectores es adecuada, si el tipo de extintor es adecuado al riesgo, si la cobertura de las BIEs es correcta, etc. Se asume que previamente al inicio de la fase de mantenimiento hubo un proyecto, una inspección, una certificación de la instalación contra incendios por la Empresa Instaladora, Organismos de control y Autoridad Competente.

 

El Real Decreto 2135/1980 sobre Liberalización Industrial establece que:

1.- La instalación (o ampliación de la misma) deberá cumplir las condiciones establecidas en las normas técnicas que resulten aplicables por razones de seguridad.

 

2.- La instalación (o ampliación de la misma) requerirá la presentación ante el Órgano Administrativo correspondiente de un proyecto, redactado y firmado por un técnico competente y visado por el correspondiente Colegio Oficial. Dicho proyecto deberá cumplir las normas que resulten aplicables. El autor del proyecto es responsable de que este se adapte a las normas vigentes.

 

3.- La Administracion aprobará técnicamente el citado proyecto.

 

4.- La puesta en funcionamiento requerirá presentar ante la Administracion un certificado expedido por un técnico competente, que manifieste la adaptación de la obra al proyecto y el cumplimiento de las condiciones técnicas y reglamentarias que en su caso correspondan. El técnico competente que emite el certificado es responsable de la adaptación de la obra al proyecto y de que en la ejecución de la misma se hayan adoptado las medidas y se hayan cumplido las condiciones técnicas reglamentarias que sean de aplicación, sin perjuicio de las sanciones penales que, en su caso, correspondan.

 

5.- Los Órganos Competentes de la Administracion inspeccionarán las instalaciones con el fin de comprobar y vigilar el cumplimiento de las reglamentaciones técnicas y de las normas aplicables.

 

La fase de instalación termina cuando se entrega al propietario, éste la recepciona con todas las garantías de que cumple su propósito (proteger la vida) y recibe las instrucciones y formación necesaria para su correcto uso y mantenimiento. A partir de este momento, el propietario se convierte en el principal responsable de asegurar que su instalación se mantiene operativa a lo largo de toda su vida útil, y es a partir de este momento cuando se activa la fase de mantenimiento.

 

Desgraciadamente, muchas veces, la fase de instalación nunca se llega a terminar, porque en la mayoría de casos, el propietario nunca llega a recibir el proyecto con planos actualizados, ni la formación e instrucciones de uso. Cuando éste se hace cargo de las mismas, rara vez es consciente del propósito por el cual se instalaron y casi nunca sabe cómo utilizarlas y menos mantenerlas.

 

Se deben cambiar muchos factores, tanto a nivel legislativo, de calidad y política de empresa, como a nivel personal. Los primeros pasos son la Formación y la Conciencia.

 

Juan José Morgado

(C) Morgado

 

Referencias

[1] John R. Hall, Jr., June 2013, U.S. EXPERIENCE WITH SPRINKLERS, NFPA, 1Batterymarch Park, Quincy, MA 02169. Fire Analysis & Research Division.

[2] Ashes Fire, Diciembre 2016, Encuesta sobre el Sector de la Seguridad Contra Incendios.

[3] Javier Alberto Sotelo Calderón, Septiembre 2015, Responsabilidades del propietario o su designado en la inspección, prueba y mantenimiento de sistemas contra incendio, Osho Ingenieria.

 

Consulte los siguientes temas

Esta web utiliza cookies para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, se considera que acepta su uso. Puede obtener mas informacion, o bien conocer como cambiar la configuracion de su navegador, en nuestra Politica de Cookies.

EU Cookie Directive Module Information